Blanco en los interiores

¡Blanco en los interiores! Te decimos cómo dar calidez a los espacios

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Índice de contenidos

¿Soñamos con un interior grande, espacioso y luminoso, al que podamos elegir fácilmente los muebles y accesorios de nuestros sueños? La elección del blanco como tema de color principal es un tratamiento clásico y extremadamente universal que funcionará en prácticamente cualquier disposición. Además, el color blanco combinará perfectamente con el estilo que elijamos: servirá como color principal en una cocina moderna y brillante y como fondo para una colección de coloridas obras de arte y telas en un interior estilizado.

Blanco – el rey de todos los colores

Al elegir el blanco como leitmotiv de un interior, a menudo nos preguntamos si el blanco es un color en el sentido estricto de la palabra y qué impacto tendrá en el carácter de nuestro hogar. Bueno, es el color más brillante que se encuentra en la naturaleza, la suma de todos los colores, incluso una pequeña adición puede hacer maravillas. Iluminará un interior oscuro y sombrío, así como calmará y calmará otros colores más expresivos. También vale la pena saber que refleja la luz del sol con mayor intensidad de todos los colores, por lo que se ha convertido en el tono favorito de los diseñadores y arquitectos de interiores de todo el mundo.

¿Qué significa el color blanco y qué es un símbolo? Utilizado por la humanidad desde tiempos inmemoriales, se asocia hasta el día de hoy con características como la pureza y la inocencia, también se considera a menudo un símbolo de un nuevo comienzo y, a diferencia del negro, todo lo que es bueno. Entonces podemos decir con seguridad que es un color positivo en la percepción y que pone a uno en un estado de ánimo alegre. El color está fuertemente relacionado con la medicina y el cuidado de la salud.

Datos interesantes sobre el blanco:

  • Es el color más brillante que se presenta en la naturaleza, el cual es percibido por el ojo humano como el tono de gris más brillante del ambiente.
  • No hay una variedad adecuada: podemos hablar de la gama de color blanco, que va desde ligeramente mezclado con amarillo, blanco cálido, hasta frío, cayendo en tonos azules.
  • La percepción del blanco más puro y neutro será ligeramente diferente para cada persona: cómo vemos el blanco depende tanto de nuestra salud, edad, bienestar, como de factores externos, especialmente la iluminación.
  • Es un color de gran influencia, cuando se usa en el interior, no solo lo agranda y lo ilumina, sino que también lo hace percibir como limpio y alegre.

Quizás te interese leer Terminología LED que debes saber

¿Dónde usar el blanco en interiores?

Independientemente de si soñamos con interiores escandinavos blancos o si nos enamoramos del minimalismo moderno, siguiendo las tendencias de diseño de interiores de moda, es fácil contraer la fiebre blanca. ¿Cómo introducir el blanco en los interiores para crear un espacio fabuloso, ligeramente elegante, alejado del aburrimiento y la austeridad? ¡Las cocinas blancas, los salones y los dormitorios tampoco tienen por qué ser estériles!

Hablando del blanco, hablamos más de su tono que de un color en concreto, existen cientos de variedades y tonalidades de blanco, y elegir el que mejor se adapte a nuestro hogar será el primer paso hacia el éxito. Como regla general, para obtener un interior blanco efectivo, estético y sofisticado, usemos un tono más frío de este color, centrándonos en un efecto todo en blanco extremadamente moderno. Una pared blanca, muebles blancos, así como accesorios y accesorios blancos son una receta para un interior elegante y audaz. Los tonos fríos también alejarán visualmente las paredes entre sí, y esto hará que la habitación parezca más grande.

Sin embargo, si un salón completamente blanco es un paso demasiado para nosotros, la solución puede ser una pared blanca que refleje la luz y difumine los bordes, en combinación con muebles de ocio en tonos pastel, por ejemplo, un sofá gris claro y elementos decorativos atrevidos, como una lámpara tejida de mimbre, una gran planta tropical o una llamativa obra de arte vanguardista. Una de las mayores ventajas de trabajar con blanco en el interior es la posibilidad de una presentación extremadamente efectiva de muebles y accesorios seleccionados contra él, que, en el caso de un color diferente en las paredes, tendrían que competir con él por nuestra atención.

El blanco también es un tema de color de uso frecuente y voluntario en el caso de otros elementos interiores: los muebles y accesorios blancos reinan hoy en día tanto en cocinas y salas de estar estilizadas y clásicas como en apartamentos modernos y minimalistas. ¿Qué color de pared para muebles blancos funcionará mejor? Si nos gustan los interiores modernos blancos, así como los que apuntan al estilo escandinavo, puede ser una buena idea pintar la habitación con uno de los tonos rotos de blanco: el gris claro, el beige claro o el crema delicado le darán un toque elegante a nuestro arreglo. y deja que resalte clara pero sutilmente el mobiliario blanco al frente.

¿Cómo aislar un interior blanco?

Una de las preocupaciones más comunes sobre la elección del blanco como color de pared es su naturaleza fría y dura. Trabajar con blanco es difícil porque cuando se usa en un tono demasiado frío, priva a la casa de un espíritu acogedor y familiar, mientras que elegir un tono excesivamente cálido puede dar el efecto de un interior amarillo crema que ya se está perdiendo con el ratón, directamente. de los años 90. ¿Cómo calentar un interior blanco para que conserve su carácter elegante y al mismo tiempo no frío? El secreto radica no solo en accesorios y accesorios hábilmente seleccionados: también se debe prestar atención a las texturas que aparecen en el interior, así como a la iluminación adecuada. ¿Qué hacer para evitar que los arreglos blancos queden aburridos y estériles?

Para calentar una sala de estar o un dormitorio blanco, debe pensar en una alfombra tejida y gruesa, almohadas o ropa de cama de lino, cortinas pesadas de terciopelo o incluso una simple manta tejida de lana para un sofá. En una palabra, elementos que se caractericen por una textura natural, expresiva al tacto – gracias a su uso, introduciremos la calidez necesaria en el interior, sin necesidad de jugar demasiado con los colores. Por supuesto, un poco de color, por ejemplo, en forma de una estantería llena de coloridos lomos de libros bien expuestos, también puede hacer maravillas en un interior blanco que antes era frío.

Otra fora confiable y al mismo tiempo de aspecto natural para calentar el espacio en blanco será la adición abundante de plantas en macetas y elementos hechos de materias primas naturales: un puf de fibra de plátano trenzado, un espejo de ratán en forma de sol o un espejo de forma irregular.

La luz también es extremadamente importante en un interior blanco; por lo que deberíamos poder ajustar libremente su intensidad dependiendo del hora del día y nuestro estado de ánimo.

Maneras de calentar un interior blanco:

  • Accesorios y decoraciones con una textura distintiva y un tejido grueso.
  • Pequeños acentos de color, por ejemplo, una colorida colección de libros o discos de vinilo.
  • El poder de las plantas en maceta: cuanto más, mejor, después de todo, el color verde está asociado con la vida y la vitalidad.
  • Muebles y complementos fabricados con materias primas naturales como ratán, paja, madera, bambú o fibra de plátano.
  • Lámparas con bombillas incandescentes con una temperatura de luz cálida.
  • Las decoraciones con patrones expresivos animarán las paredes blancas.

Un baño en blanco, como ningún otro

El color blanco está asociado a la limpieza, la frescura y… la higiene, lo que sin duda se traduce en la popularidad que goza desde hace años un baño blanco en el interiorismo. Además, el baño blanco no solo se ve ligero, fresco y elegante, sino que también es una base ideal para un juego interesante con accesorios: los accesorios de cobre y latón, así como los detalles de madera, harán que el espacio en blanco sea cálido y con carácter. A su vez, al combinar el color blanco con elementos de acabado metalizados, como la grifería de baño cromada o negra, obtendremos un espacio elegante y moderno.

Sin embargo, ¿cómo hacer que un baño blanco destaque sobre los demás y, por decirlo sin rodeos, que no resulte aburrido? El secreto será un espectacular juego de texturas y colores. Si nos gustan los interiores modernos blancos, los combinaremos con baldosas blancas de hormigón liso en el suelo y elementos de acabado negros (ganchos para toallas, portapapeles o jabones), estos elementos expresivos contrastarán maravillosamente con las paredes y los baños blancos.

A menudo se dice que el blanco se puede combinar con cualquier color, lo que facilita refrescar la disposición del baño cuando nos aburrimos, por ejemplo, toallas turquesas y una jabonera. Es cierto, pero recuerda que si nos gusta un baño completamente blanco, no hay razón para renunciar a él; en este caso, sin embargo, debes combinar elementos blancos individuales con diferentes texturas. Por ejemplo, deje que un azulejo de pared blanco brillante se combine con una losa de mármol blanco mate en el piso y toallas esponjosas de color blanco crema hechas de algodón suave: el efecto de capas le dará a la habitación profundidad y carácter, tan necesarios en todo-en- interiores blancos.

¿Qué recordar al organizar un baño blanco?

  • El color blanco es una elección clásica a la hora de disponer un baño, que ofrece muchas posibilidades para disponer los complementos de acuerdo con nuestros gustos y preferencias actuales.
  • Para que el baño blanco no se vea soso, concentrémonos en los elementos de acabado expresivos: los grifos de baño negros, las baldosas de concreto o madera o los accesorios oscuros de una cabina de ducha contrastarán perfectamente con el blanco.
  • En un interior todo en blanco, recordemos el efecto de capas que obtenemos al combinar materiales blancos de diferentes tonos y texturas.
  • En un baño blanco, vale la pena centrarse en los colores expresivos de los grifos.

Menos es más, es decir, interiores escandinavos blancos

La sencillez, la funcionalidad y, sobre todo, los interiores amplios y luminosos y un diseño sobrio pero moderno son las principales pautas para las personas que quieren decorar una casa con un estilo escandinavo. No menos importante será el manejo hábil del amado blanco de los escandinavos: no solo estamos hablando de paredes blancas, sino también del techo, los muebles y los accesorios. Entonces, ¿cómo arreglar los interiores escandinavos blancos para que, a pesar de la aparente severidad que este color aporta al arreglo, no sea frío?

Bueno, un elemento importante del estilo escandinavo son los materiales naturales como la madera, las telas orgánicas, el lino o la lana, que calientan significativamente la temperatura en el interior y lo hacen acogedor, a pesar del papel dominante del blanco monocromático. Aunque este color es de alguna manera la base del diseño escandinavo, vale la pena combinarlo con otros tonos típicamente escandinavos: el negro, la madera natural y el gris en combinación con el blanco crearán un interior con un verdadero carácter austero del norte. Sin embargo, en el mundo de las inspiraciones escandinavas, jugar con los colores requiere sentido común: evite el exceso de colores y cualquier elemento que perturbe la forma y el orden en el interior.

Interiores escandinavos blancos: ¿qué encajará aquí?

Elementos de madera natural, preferiblemente con nudos y vetas visibles.

Accesorios y accesorios hechos de telas de origen natural – cortinas de lino, alfombras de lana o fundas de almohadas de algodón orgánico.

Pared de ladrillo: blanqueada, pero también roja clásica, que enfatizará el carácter crudo del interior y lo calentará al mismo tiempo.

¿Te fue de utilidad este artículo? Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Artículos que te podrían interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.